Optimismo

Más te vale que Dios haya querido que seas optimista, porque tal y como está el patio, no podemos permitirnos a nadie pesimista. A nadie. Y yo lo soy.

Vivo agazapada, escondiendo mi verdadero ser que no es otro que el de una pesimista nata. Es genético. Y ya sé que suena a disculpa, que éste problema, que se debería de poder educar, por más libros de autoayuda que leo, no producen el milagro. Lo genético, genético está. Como una maldición heredada.

Lo más que he conseguido es aprender a mentir, a ocultar mi verdadera condición. Es lo único que me queda. Y es que un pesimista molesta. Siempre te hablará de las posibilidades que hay de que algo salga mal, por ejemplo, en el trabajo. Mi compañero de mesa es muy optimista. Él siempre piensa que todo va a salir bien. Yo no, y eso me lleva a prolongar mi horario solo porque pienso en solucionar los posibles problemas que puedan aparecer.Un día le pillé llamándome imbécil. Imbécil antipática. Ya ves tú. Si es que no se puede ser pesimista. Eso sí. Yo le llamé también imbécil. Imbécil simpático, hay que reconocerlo. Pero también VAGO. Lo de vago fue liberador. Porque yo mentiré para ocultar mi pesimismo, pero él miente para tratar de no revelar su verdadera identidad: la de un vago. Redomado. Pero fue inútil. La gente le quiere.

Hay una tendencia a pensar, que hay que ver las cosas con optimismo, porque eso puede solucionar tus problemas para tratar de ser feliz. Pero no sólo los tuyos, los de toda la sociedad. Si eso no ocurre, es culpa tuya: “¡inútil!, no eres lo suficientemente optimista”. Ahora ni los enfermos pueden pensar nada negativo sobre su situación, siempre habrá algún imbécil simpático que le dirá, “pues mira a tu compañero de habitación, mucho peor que tú. No te quejes.”, no digamos nada con los problemas de ERES que hay ahora, ¡como para decir algo!. “Me han reducido la jornada dos horas a la semana y el sueldo un 40%. ¿Y de qué te quejas?, ¡hombreporDios!, ¡con la cantidad de gente que hay en el paro!, tú por lo menos trabajas”.

Ahora, con el año nuevo, hay muchos balances sobre el año que pasó. Yo ya iba prevenida. El año pasado tuve un rechazo en toda regla por un pequeño despiste, dije que el verano había sido nefasto, un tiempo garrafal, que llovió casi todos los días. Rápidamente me arrinconaron dos optimistas (simpáticos e imbéciles) y consiguieron hacerme aún más pequeña de lo que soy.

Como decía, éste año ya estaba preparada. Todo fue perfecto. Un año maravilloso. Estuve muy enferma, meses en el hospital, pero al final, después de perder días de trabajo y vida, todo salió bien. Mi marido me abandonó por una de 20, sin hijos, con gimnasio propio y todos los poros de la cara cerrados. Todos. Pero ya está superado y me encuentro estupendamente, disfrutando sola de mis cuatro hijos, sin pensión por parte del padre, pero muy bien, porque tengo trabajo. Trabajo con ERE incluído, pero trabajo.

En fin, el balance final es de un año estupendo, ojalá que el 2013 siga así (por lo menos) y se repita.

Como es de esperar, recibí una fuerte ovación por parte de las veinte personas que estábamos reunidas, me sentí pletórica y contenta con mi actuación. Qué agradable escuchar tanta memez por parte de una imbécil antipática. Qué placer. El año que viene repito.

La sociedad está planteada con el por si acaso. El airbag, la red del trapecista, los seguros, las sobras, el cinturón de seguridad, las señales de tráfico, pegatinas para no resbalar, protección de enchufes, horas extras para cuidadoras, alarmas, bozales, anulación de viajes, elevadores para niños, correo certificado, ahorros, fecha de caducidad, etc. Son todo soluciones en caso de que algo vaya mal. Pero a tí, ni se te ocurra mencionarlo, no vaya a ser que revientes la felicidad de toda una sociedad.

Definitivamente, imbéciles sí somos.

Anuncios

6 comments on “Optimismo

  1. Muy muy bueno Merce! Eres una máquina ! Pesimista o realista ? ….Enfin …todo se te da bien !!! Empecemos un fantástico año…jajaja besos

  2. Dios mio…..lo que te ha pasado en un año…..Yo debo ser de las absolutamente “imbeciles” optimistas….pero estoy de acuerdo en que es genético…..no lo puedo evitar …igual que tu….y mira tu por dónde…..que me gusta tu blog….no eres tan pesimista !! :).:)

  3. A mi también me encanta tu blog, lo sabes, y coincido con tu amiga en encontrarme más optimista que pesimista.
    Aunque en para ser más exactos soy de las de a mal tiempo buena cara, prefiero intentar reír, con la que esta cayendo, y no desaprovechar ninguna oportunidad para la alegría , que lamerme las heridas en casa …..
    Aún así, tengo claro, clarísimo, que no se si me gustan más los optimistas o los pesimistas , lo que si me gusta es la gente honesta, gente con las ideas claras, firmes y suyas , eso si me gusta.

  4. El pesimismo no es más que un paso hacia el optimismo. Muchos besos y ánimo por un año que seguramente será maravilloso. Un abrazo, Ana.

  5. Esta genial!! me encanta! pero yo si te aconsejo que, seas como seas, no te dejes llevar totalmente por el pesimismo ;porque lo que yo sí que creo es que uno es como piensa,y muchas veces hace que le ocurra lo que piensa. Y esi si sería nefasto, que tu pesimismo atrajera las cosas negativas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s