El buen profesional

Un buen profesional es como un buen amigo, siempre responde en los momentos más difíciles. Puede que no se presente nunca un momento difícil y todo vaya como la seda, que disfrutemos de vino y rosas, pero eso no se puede predecir, no deja de ser un riesgo.

El buen profesional nunca resulta caro. Cuesta dinero. Cuesta dinero, porque entre otras cosas estamos pagando su capacidad de respuesta. Y esa capacidad se debe a su formación y experiencia. Eso equivale a seguridad, saber que tienes un porcentaje altísimo de que todo va a salir bien.

El otro día una amiga me comentaba que en su empresa podían prescindir de diseñador gráfico y de imprenta. Se solucionaba todo con un programa y una impresora de alta calidad. Un empleado que manejase el programa era suficiente.

Eso puede ser un técnico. Como el albañil para el arquitecto. Ahora nos falta alguien que haga un buen proyecto.

Esperemos que la crisis no acabe barriendo la calidad de muchas profesiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s