No fueron las drogas, fue el fútbol.

Desde Jeremy Irons en “Retorno a Brideshead” no he vuelto a tener pasión por algo. Gracias a Megaupload (que estás en los cielos) volví a verlo pero Charles ya no era Charles.

Por lo que observo, ésto se generaliza con las mujeres. Los hombres conservan sus pasiones. Y su pasión por excelencia, esa que no les hace pensar más allá del horario, es el fútbol.

Hay que tener mala suerte. La final de la Champions y resulta que te casas ese día.

Cada uno de los hombres que va a la boda, incluído el cura, echa contra la novia. Porque parece que la novia se casa con ella misma, el novio no existe. A quién se le ocurre. Y cuidadín, que tú hace un año que tienes la fecha.

La misa se libra de milagro antes de que empiece el primer tiempo. El cura, muy prudente, se saltó la homilía no vaya a ser que se retrase todo. Nadie se acerca a los novios y va todo sobre ruedas. El novio empuja a la novia dentro del coche, a ver si se lía a dar besos y no llegamos.

Comienza el aperitivo a la vez que el primer tiempo. Aquí es cuando pregunto al maitre a qué hora entran en el comedor y me dice: “en cuanto acabe el descanso”. Qué respeto, qué ceremonia, cuánta pasión.

Se empiezan a ver los primeros pinganillos. Después algunos iPhones. Finalmente se busca una televisión y sospecho que sobornando al encargado, se enciende. Más de media boda está viendo el partido. Afuera son todo mujeres.

Acaba el primer tiempo. Unos minutos de rigor en el aperitivo y al comedor. Está todo calculado, pero sin poder evitarlo se retrasa la entrada. El maitre no sabe qué hacer. Está muy nervioso.Va a coincidir con el segundo tiempo, los invitados no podrán escucharlo y lo que es peor, él tampoco.

La novia había preparado una entrada espectacular, con una música muy especial para la pareja. Estaba emocionada. Entran sonrientes de la mano, cuando se oye: “gooool”. Una mesa entera se levanta y el novio se acerca a celebrarlo cayendo de rodillas. Va a ser que se rompe el pantalón.

Por fin se acaba el partido. Reza por que gane España porque si no, no levanta la boda ni Georgie Dann. La novia vuelve a existir.

Date por muerta si tienes un partido en tu boda, hasta el momento que termine.

He de decir, que todas las novias con las que trabajé y tuvieron el partido de turno (mundial incluído), aguantaron estoicamente y con una resignación ejemplar, muestra de una gran inteligencia por su parte. Ya lo dice la tele, contra el fútbol ni Charles y Sebastian.

Anuncios

8 comments on “No fueron las drogas, fue el fútbol.

  1. Real como la vida misma. A mí me toco buscar el cadaver de mi hermano por toda Asturias, y es que cuando lo bajaban al tanatorio marcó Villa, y lo dejaron en un pasillo, luego con la euforia se olvidaron del y no lo registraron, y en el pasillo se quedo hasta el día siguiente.
    Un saludo
    Marta

  2. Que fuerte tu post y que fuerte lo que comenta taliesin!! En qué país vivimos?? Donde 11 tíos dándole patadas a un balón y ganando un pastón por ello paralizan cualquier cosa incluso la manifestación de sentimientos y emociones… en fin… c’est la vie… gracias a Dios mi marido detesta el futbol…
    Por cierto felicidades por tu blog, acabas de empezar pero tiene muy buena pinta!!! Es fresco!
    Besitos!!

    Cristina
    http://www.bodasydecobymaderaychocolate.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s